Región

El pueblo no quedaría aislado

SE MODIFICO LA TRAZA DE LA AUTOPISTA

Finalmente, el reclamo de toda una localidad se hizo escuchar y la futura autopista que va a conectar Rufino con Rosario pasaría más cerca de Sancti Spíritu. Es que desde el anuncio del mega proyecto, la traza propuesta se alejaba cinco kilómetros del ejido urbano y para ingresar los vecinos tendrían que recorrer un trayecto en forma de “S” y 1200 metros sin pavimentar sobre la ruta provincial Nº 15.

Actualmente y tras la confirmación del titular de Vialidad Nacional, Javier Iguacel, a fin de abril se haría el esperado llamado a licitación. Mientras que entre julio y junio se conocerían los oferentes, para ya arrancar los trabajos preliminares en agosto.
La obra se iniciaría en Rufino, donde se haría una ruta segura hasta el paso nivel. De ahí en adelante se procedería con la autopista usando todo el trayecto que se conoce de la ruta actual.
Las cuestiones que llevaron a este planteo, se deben a que no sólo causarían la incomodidad de los habitantes a la hora de entrar y salir de su comunidad, sino que obstaculizarían el ingreso a colectivos de mediana o larga distancia y desfavorecía el acceso de proveedores de distintos productos y servicios de otras localidades, encareciendo cualquier bien que se distribuya en el pueblo y llevándolo a un aislamiento que se acentuaría con el tiempo. Pero además se había generado una importante preocupación entre los trabajadores de la estación de servicio próxima al ingreso a Sancti Spíritu, que temían por sus fuentes de trabajo.
Por esa razón, desde un primer momento, un grupo encabezado por el joven Lucas Naranjo, impulsó una movida a través de las redes sociales, creando el grupo en Facebook denominado “Sancti Alerta” y también, poniendo en marcha un operativo en la plataforma “change.org”, donde sumaban firmas para avalar su pedido.

Un atraso evitable
“Cuando nos enteramos que la autopista no iba a ser paralela a la actual ruta 33, nos juntamos y fuimos a golpear la puerta de la Comuna para comenzar a trabajar juntos. Iniciamos un reclamo para que esto no sucediera. Queríamos que la futura traza corra paralela a la actual ruta”, contó en un primer momento Naranjo.
El joven, recordó que en la parte técnica de los cambios que ellos planteaban, insistían con mantener el diseño original de la ruta 33 entre las dos curvas antes de llegar a la localidad. “Queríamos que sea una colectora. Y en la parte oeste de la traza hacer dos manos de la autopista, dejando los comercios que están frente al pueblo con un buen acceso y que se desarrollen normalmente sus actividades que hoy mueven nuestra economía y generan fuentes de trabajo”, describió.  
Además, reconoció que no modificar el plan original, “era claramente un atraso” y que “aislarlos” en cierto sentido, los perjudicaría mucho más teniendo a su alcance “una vía de comunicación tan importante como la 33 que lleva todos los cereales al puerto”.
“Nosotros –continuó- no tenemos industrias ni ningún otra fuente de ingreso que no sean los comercios sobre la ruta o el campo. Aparte para los camiones y el sistema de salud, iba a generar trastornos importantes”, agregó.
Finalmente, reconoció que no confiaba en alcanzar el objetivo y que “luchamos con todo lo que teníamos. Sabíamos que era complicado. Por eso lograrlo fue algo de toda la comunidad y estamos más que contentos”.

La obligación de reclamar
Por su parte, el presidente comunal, César Bainotti, aseguró que para la comunidad es una felicidad enorme, “más allá de que hay mucha gente que aun no toma conciencia de lo que significa”. “Para nosotros es tan importante como pavimentar medio pueblo nuevo. Ahora estamos ansiosos esperando la licitación y el inicio de las obras”, dijo.
“Honestamente cuando los vecinos plantearon esto, yo era nuevo en la gestión. Los planos ya estaban hechos. Sabíamos que teníamos un rotundo no y que iba a ser difícil. Fuimos educados en el pedido y tuvimos la suerte de un Gobierno Nacional que nos escuchó y supo entender el reclamo”, contó.
Asimismo, coincidió con Naranjo en que de no escucharse el planteo de Sancti Spiritu, pensaban seriamente en un atraso: “Cuando estuvimos con Vialidad Nacional les explicamos esto. Sancti hace años atrás tenía más habitantes que hoy. Y de alguna forma dimos a entender que el pueblo se venía apagando. Teníamos la obligación de hacer al reclamo. Por suerte lo entendieron”, se explayó.
Finalmente, sostuvo que donde se iba a hacer la traza original, hoy los terrenos presentan gran cantidad de agua, “por lo que les hicimos entender que iba a ser costoso recuperarlos. Por lo cual mandamos a hacer estudios. Nos dieron la razón y comprendieron que era lógico el planteo. Al pueblo lo iba a golpear mucho si pasaba muy lejos la autopista”.

Comentarios