Venado Tuerto

Mary Sherriff “El cautivo de la niebla”

ESCRITORA VENADENSE

Una historia apasionante

Juan Miserere

María Sherriff estará presentando hoy en nuestra ciudad su primera novela, titulada “El cautivo de la niebla”, obra que ahonda en la historia de Daniel Gilmour, antepasado suyo de vida fascinante, que siempre estuvo presente en los relatos que tías y abuelas le hacían en la infancia.
María es nacida y criada en Venado Tuerto, donde pasó su niñez y adolescencia. Luego estudió afuera y volvió para desempeñarse como profesora de Inglés durante varios años, hasta que conoció a quien sería su marido en Roma, un diplomático de carrera, y se abocó a seguirlo por diferentes partes del mundo, viviendo en Estados Unidos, Chile y Barcelona, entre otros lugares. Hoy se encuentran nuevamente instalados en el país.
De aquello pasaron ya 40 años, aunque su madre vivió siempre en Venado Tuerto, hasta que falleció hace siete años, y por eso venía seguido a visitarla. “Cuando me fui, Venado era un pueblo donde todos se conocían, pero ahora he tenido una gran recepción, y estoy muy contenta de venir a presentar El cautivo de la niebla”, contó la autora.
Por eso, volver a Venado Tuerto y con su primer libro bajo el brazo, sigue teniendo un gran valor para ella, a pesar que “a mi pequeño grupito de gente lo tengo siempre presente, aunque hoy tengo más amigos en el cementerio que llegando al Riviera, lamentablemente”, dice con un dejo de nostalgia.

De niño cautivo a gaucho
“El cautivo de la niebla” es una historia que empieza en 1884, cuando llegaron los escoceses a la zona del Tuyú, en una gran estancia. “Allí ocurrió un singular hecho, donde raptaron a un chiquito de seis años, que anduvo con el criollo que lo secuestró por todas partes, siempre en la frontera entre el indio y el blanco, en lugares peligrosos y fortines en plena lucha entre unitarios y federales. Tuvo una vida muy azarosa y sacrificada, fue cautivo de esta persona que lo entrenó para hacer de chasqui”, cuenta Sherriff.
Este relato estuvo siempre presente en la familia de su padre, que vivía en la zona de Bahía Blanca, “y cada vez que hacía contacto con ellos les pedía que me cuenten el cuento del chico perdido, por lo tanto siempre me intrigó”. Aquel chico se llamaba Daniel Gilmour, era hermano de su bisabuela y luego de 30 años se reencontró con su familia.
Con el tiempo, María empezó a encontrar material de esa historia en periódicos de la época y archivos generales. Incluso el naturalista William Hudson escribió esta historia, con un final que a la familia no le gustó mucho. Hasta Jorge Luis Borges tomó ese cuento y lo recreó con su estilo tan particular. Tras investigar, María Sherriff se decidió a escribir su primer libro en formato de novela, ficcionando y reviviendo a los personajes.
“Daniel se convirtió en un gaucho que luchó en las levas que se hicieron para la guerra del Paraguay, aparentemente estuvo en los fortines de avanzada en el sudeste de San Luis y cuando se estaba haciendo la Zanja de Alsina tuvo contacto con otro tipo de gente y con su físico empezó a sospechar que no pertenecía a esos gauchos. Y ahí entra la ficción, donde se enamora de alguien que le dijo que debía conocer sus raíces y entra en conexión con su familia original”, comentó.

Fantasías y recuerdos
Sherriff admite que a lo largo de su vida no se ha dedicado mucho a escribir, tan solo había hecho algunas obras de teatro para colegios, pero “después me puse un poco más en serio con talleres de escritura, también lo hice en Estados Unidos pero pensando más en afianzar mi inglés. Ahora este libro lo tomo como un punto de partida, es algo que me entusiasma y espero poder seguir escribiendo”.
Y cuando proyecta nuevas escrituras vuelve a aparecer Venado Tuerto: “Joyce dice que las fantasías vienen de los recuerdos, y especialmente de cuando uno es niño o adolescente, y cuando uno describe a un personaje está describiendo a partecitas de personas que conocí en Venado Tuerto hace muchos años, por lo tanto siempre hay algo reflejado de entonces. Tengo cuentos hechos y siempre remiten a algún hecho que sucedió acá, por lo tanto tengo que ver si me animo a publicarlos, porque la gente se reconoce”, dice con una sonrisa.
“El cautivo de la niebla”, editado por Ediciones B, se presentará hoy a las 20 en la Biblioteca Popular Florentino Ameghino (Juan B. Justo 42), con la presencia de la autora María E. Sherriff.

Comentarios