Policiales

El acusado pidió perdón a las familias de las víctimas

TRIPLE HOMICIDIO

El viernes pasado, fiscales y defensores presentaron los alegatos finales en el juicio por el triple homicidio de la familia Díaz-Gavaciutti. En la oportunidad, el acusado, Daniel N., declaró y pidió perdón a las familias de las víctimas.

 “Me arrepiento de todo lo que pasó y pido perdón a los familiares. No se me cruzó en la mente que podía atropellar a alguien. La culpa es de la Policía, huí porque sentí miedo, porque me perseguían y así estoy hoy”, dijo el sujeto que durante el juicio se presentó usando muletas. 
Por su parte, el fiscal Juan Pablo Lavini advirtió que este homicidio no tiene antecedentes en la Argentina, pues el acusado estaba drogado, huyó de la Policía, transitaba en un auto robado, no tenía licencia de conducir y circulaba a unos 80 km/h cuando atropelló a la familia Díaz-Gavaciutti. Al finalizar su presentación, el funcionario del MPA se mostró satisfecho, ya que consideró que habían quedado acreditadas las pruebas y la teoría del caso que elevó la calificación de culposo a dolo eventual, sobre la cual hay jurisprudencia en casos muy conocidos, como el de la “Hiena” Barrios y Pablo García Aliverti.
Lavini Rosset puso especial énfasis en el hecho de la extrema velocidad que llevaba el vehículo, que arrojó por el aire a las víctimas a una altura estimada en 2,5 metros, quedado restos en los árboles, en tanto que Leonardo Díaz terminó a unos 23 metros del punto de impacto. También remarcó que el acusado, lejos de frenar una loca carrera que ya llevaba más de dos kilómetros con un móvil policial a sus espaldas, seguía acelerando aun cuando el auto había quedado trabado con la moto debajo. 
Otro de los puntos atacado por Lavini fueron los daños colaterales a las familias, quienes no sólo sufren en lo emocional, sino también físicamente, al punto que uno de los hermanos de Natalia Gavaciu-tti se quitó la vida hace un par de meses, sumando más dolor a la atribulada familia. 

Miedo a la Policía
Por su parte, la defensa oficial sostuvo que Daniel N. huía por temor a la Policía, que en loca carrera los persiguió 26 cuadras. Una pregunta del defensor quedó flotando en el aire: “Si la moto hubiera llegado a la esquina unos segundos más tarde, ¿podría haber sido el móvil policial el que los hubiera atropellado?”. En otro tramo, Agustín Dutto sostuvo que la persecución tan exhaustiva de la Policía no tenía fundamentos, ya que cuando lo vieron al acusado en barrio Malvinas, circulaba tranquilamente y no estaba cometiendo delito alguno. Sin embargo, al verlo, lo reconocieron y empezaron la persecución. También negó que se hubiera usado la sirena de advertencia, ya que no hubo nadie que la hubiera escuchado cerca del siniestro. Posteriormente señaló que la situación inicial no ameritaba una persecución, que sólo se debe hacer en caso de extrema necesidad, pero siempre resguardando la integridad propia y la ajena; sin embargo, cuando circulaban por Santa Fe, el móvil policial llegó a una velocidad de 117 km/h, y de acuerdo a lo expuesto, el conductor, además de manejar el móvil, operaba luces y megáfono, en tanto que el acompañante no conocía las calles de la ciudad.
“Había otras alternativas en este caso, y la Policía no las tomó. Pudieron haber pedido ayuda a sus pares y hacer un ‘operativo cerrojo’. Incluso, como no había un delito en ese momento, lo podrían haber ido a buscar a Daniel N. a su casa al otro día. Fue un error, no había situación inicial para esta persecución”, alegó Dutto.
La Fiscalía pidió 20 años de prisión y que sea declarado reincidente por tercera vez; una de las querellas pidió la misma pena, en tanto que el otro abogado solicitó 25 años. La defensa, por su parte, planteó el caso como homicidio culposo, cuya pena máxima es de seis años de prisión.
El tribunal integrado por los jueces Leandro Martín, Silvina Marinucci y Lorena Garini, dará a conocer la resolución el jueves 22, a las 9.

El hecho
Las tres personas que perdieron la vida son Leonardo Ismael Díaz, de 29 años; Natalia Soledad Gavaciutti, de 30; y una menor de edad (12 años), hija de Gavaciutti. De acuerdo al informe de la autopsia realizada a los cuerpos de las tres víctimas, se determinó que el motivo del fallecimiento fue “muerte violenta por politraumatismo”.
El fiscal Lavini Rosset precisó que “las tres víctimas fueron embestidas minutos después de las 23 del miércoles 7 de octubre de 2015”. También detalló que “el imputado se trasladaba en un automóvil marca Volkswagen, modelo Bora, a sabiendas que pesaba sobre el vehículo una denuncia de sustracción. Además, ante la voz de alto y las señas -con balizas y sirenas- que le hiciera la Policía, no se detuvo y aceleró el vehículo”.
Lavini Rosset agregó que “ante la actitud del imputado, la Policía comenzó una persecución por diferentes calles de la ciudad. Finalmente, en la intersección de calle Agüero y avenida España, embistió a gran velocidad a una motocicleta en la que se trasladaban las tres personas que fallecieron”.

Comentarios